Helicoptero-New-York

 

Las típicas excursiones en helicóptero sobre Nueva York pronto podrían ser sólo un recuerdo, ya que el Ayuntamiento de la ciudad está considerando prohibirlas por los ruidos molestos que generan.

Es que, a pesar de la espectacular vista aérea de la ciudad que ofrecen a los visitantes, los motores de las aeronaves hacen demasiado ruido, y los residentes, especialmente en el Bajo Manhattan (desde donde los helicópteros despegan) viven una pesadilla. Aún no hay normativa de prohibición en curso, pero pronto podría establecerse, según se lee en la prensa local, aunque advierte que la cuestión tendrá sus consecuencias.

Según el diario Daily News, la "industria" del helicóptero emplea a unas 200 personas y genera un volumen de negocio de más de 33 millones de dólares. También, hay que decirlo, es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Esa actividad, aseguran, no tiene la intención de adaptarse a una posible prohibición. "Hacemos lo posible para combatir la polución sonora, cumplimos con la ley y, además, representamos una atractivo de la ciudad", dijo Brian Tolbert, director del helipuerto en el Bajo Manhattan.